El guitarrista y cantautor de jazz blues, Chris Cain dió una clínica a guitarristas y alumnos de los ensambles de jazz y blues, el pasado 27 de mayo, en el auditorio de la escuela.
El músico californianio, que ha tocado con Albert Collins entre otros íconos del blues guitar, comenzó el encuentro tocando un blues, para desplegar todo su talento con la guitarra. A continuación, los alumnos le preguntaron sobre su relación con Albert King, de quien es considerado el heredero, y Cain recordó cómo fue su primer encuentro.  El guitarrista también contó que eligió la guitarra con la que se presentó esa noche en el auditorio de Ciudad de la Paz, porque siempre le gustaron las guitarras del estilo de BB King, semiacústicas, "podés tocar jazz y sacar muchos sonidos, pero la amé desde el momento en que la ví, y me dije tengo que tenerla". El guitarrista, que comenzó a tocar a inicios de los 80, indicó que todos los días escucha música "no solamente blues, otras cosas, cantantes". "Trato de tocar todos los días, y de encontrar una forma de expresar lo que siento en la guitarra", subrayó.
Sobre sus inicios, Cain recordó que le sacaba los discos a su padre, los escuchaba hasta poder sacar los temas, pero después decidió estudiar música en la academia de su ciudad natal, San José (California, EE.UU.), porque se dió cuenta de que no podía comunicarse con otros músicos. "Mis padres pensaron que al ir a la escuela iba a arruinar mi estilo, pero fue bueno, sumó muchas más cosas", comentó. También mostró como su padre, que era conductor de camiones y no era músico profesional, le enseñó a tocar algunos temas con arreglos, como por ejemplo en la canción "Baby, please don´t go". "Me la enseñó a los 8 años, al mismo tiempo que me enseñaba cómo atarme los cordones", recordó entre risas, mientras punteaba la canción. De niñó, su padre lo llevó a ver a BB King, James Brown, entre otros grandes músicos.
Respecto su proceso de composición, Cain, comentó que siempre está en el estudio de su casa, y que si tiene una idea, la graba antes de que se le olvide; si es la parte musical, la graba  y después piensa la letra. "Pero siempre es distinto", dijo. 
"Para mí el blues es 'esa' música con sentimiento, es el sentimiento, es lo que me gusta, la pasión de ese estilo de música, ése es mi alimento", consideró Cain que luego invitó a subir al escenario a distintos alumnos, para tocar los teclados, bajo, batería y guitarra, en un funky blues en G. Con la misma formación, interpretaron otro blues, con Cain nuevamente en guitarra y voz.  A continuación, el músico felicitó a los alumnos -incluso reconoció a varios de los que participaron de la clínica del año pasado-, y dejó la guitarra para sentarse en el piano, mientras otra alumna tomó el micrófono para interpretar "Call it Stormy Monday". Antes de finalizar la clínica, Cain compartió el escenario con otros dos ensambles de alumnos, para interpretar tres jams memorables. 

.




esp esp