quintino cinalli jorge araujo en la emba
El pasado miércoles 14 de  mayo los bateristas Quintino Cinalli y Jorge Araujo realizaron una clínica conjunta en el auditorio de Ciudad de la Paz para alumnos de la cátedra de batería de todos los módulos. Los dos músicos, referentes indiscutidos de la música local, editaron recientemente su disco "Aiqu", proyecto en el que dejaron de lado las baterías para sumergirse y explorar sus facetas compositivas con otros instrumentos, alejados de los platos.

Antes de comenzar el encuentro el ex Divididos y actual Gran Martell señaló: "Es la primera vez que con Quintino hacemos una clase juntos, en donde incorporamos las baterías, porque el dúo que tenemos, Aiqu, es acústico, -digamos que la batería es un instrumento acústico- pero no hay batería, ni platillos; es todo cueros, cajón, guitarra acústica, voces, así que es todo un desafío. Nos hicieron esta propuesta y nos pareció interesante, y como va a haber muchos bateros incorporamos un poco el tema de las baterías, para versionar los temas que hacemos, manteniendo su esencia. La idea es trasmitir y sacarles dudas".

Comenzada la clínica, Araujo y Cinalli interpretaron el tema "La santa", primera canción que compusieron juntos.  "El que adivina la métrica, tiene un libro de regaló", bromeó Quintino antes de interpretar la canción. A continuación fue el turno de "7 vidas". "Todos los temas tienen una impronta rítmica, quizás para algunos más natural, en este caso el tema se llama 7 vidas, porque está en 7/8, surgió así, armamos la melodía y después nos dimos cuenta la métrica, uds. cuando pretendan componer, primero está la melodía, después se mide, sino al revés es meter un zapato con un número menos", sostuvo Cinalli.

Consultado sobre las composiciones Araujo consideró que la batería, al igual que otros instrumentos, es musical y que "está bueno, más allá de la performance de cada uno, ver el contexto musical". " No nos olvidemos que estamos haciendo música. Yo soy músico antes que baterista". En ese momento destacó la importancia de las melodías, tanto para la composición como para la improvisación,  "capaz es preferible recordar una melodía, que tenga una estructura compleja, a que estar contando, la melodía fluye". Al respecto, recordó cuando un amigo le señaló que el tema "Yesterday" es de 7 compases la vuelta. Para ejemplificarlo Araujo se sentó nuevamente en la bata, y con Quintino en percusión, interpretaron el clásico de Los Beatles en conga, siempre siguiendo la melodía. "El recurso de la cuenta también es importantísimo, si uno no conoce la melodía es muy genuino y te ayuda muchísimo, pero para improvisar es preferible si uno conoce la melodía", aclaró Araujo.

 

Por su parte Quintino también les recomendó a los alumnos que al momento de escuchar solos, por ejemplo en el jazz, siempre escuchen desde el lado de la melodía, para poder descubrir cosas nuevas. "Cuando uno va avanzando con el instrumento, técnicamente, cuando lo relacionás con ese concepto, te empezás a dar cuenta qué es lo que tocaban los tipos, cosa que si vos no lo sabés queda como un solo de batería, hay solos que se recuerdan históricamente por la musicalidad que han tenido".  Siguiendo con el tema de las melodías y la improvisación uno de los grandes momentos de la clínica fue cuando, a dos baterías, interpretaron el standard de jazz St.Thomas. Antes de pasar a las batas  los músicos les enseñaron a los alumnos la melodía del tema, para que pudieran seguirlo.

 

Consultado por la importancia de las claves Cinalli consideró que cuando se toca un género puntual -rumba, candombe, boleros o música brasilera-, el patrón rítmico cumple un rol fundamental. "La clave te permite que estés siempre adentro de un estilo y no te salgas de los códigos que tocan todos los músicos que tocan esa música. Vos tenés que ocuparte de conocer cómo tocar dentro de una clave o dentro de un ritmo", resaltó Quintino. Si tocás con un percusionista, dijo, es fundamental saber cómo tocar para no encimarse, es fundamental saber dónde está la clave, ya que es la que da la dirección. "La primera función que tiene es ser ordenador. La clave es un patrón muy importante, pero es mucho más que eso, que a veces hay que respetar y hay veces que no, en el buen sentido, hay que transgredir ciertas cosas pero con el conocimiento, hay que saber las reglas para después romperlas", sostuvo.

Para cerrar el encuentro  -en donde en diferentes momentos Araujó tomó la guitarra, el cajón peruano mientras que Quintino hizo lo propio con la percusión y la melódica-, los músicos volvieron a sus instrumentos insignia para interpretar a dos baterías "Despiértate nena", clásico de Pescado Rabioso.  




esp esp